Subir
idiomas

Realidad Virtual

La Realidad Virtual (RV) ofrece una “nueva forma de hacer terapia” que conlleva importantes ventajas para el contexto terapéutico. Se trata de una nueva tecnología a medio camino entre la consulta del profesional y el mundo real. La experiencia virtual es capaz de generar en la persona las mismas reacciones y emociones, que las que experimenta en una situación similar en el mundo real. Por ejemplo, en el caso de los trastornos de ansiedad, las personas sienten y expresan el mismo temor e inquietud ante el peligro virtual que en el caso del peligro real. No hace falta esperar a que se produzcan los acontecimientos en el mundo real, ampliándose las posibilidades de auto-entrenamiento. Una de las grandes aportaciones de la RV como tecnología es su capacidad de inmersión y de interacción.

  • Inmersión porque la RV consigue que la persona tenga la sensación de encontrarse físicamente presente en el mundo virtual.
  • Interacción porque la RV permite que la persona pueda interactuar con el mundo virtual en tiempo real.

Además, esta herramienta ofrece una serie de ventajas importantes en el contexto terapéutico:

  • El mundo virtual puede controlarse totalmente, ya que está generado por un ordenador que el terapeuta puede controlar.
  • El hecho de que las situaciones no sean “reales” favorece que los pacientes acepten mejor la exposición.
  • Permite repetir la misma tarea de exposición una y otra vez sin cambiar sus parámetros. Por ejemplo, un paciente con fobia a volar puede exponerse a una situación concreta del vuelo (p.ej. despegar) varias veces en una sola sesión, sin cambiar los acontecimientos que suceden durante el despegue (p.ej., es de día y hay viento).
  • Permite diseñar a medida la jerarquía de exposición, con lo que la persona puede exponerse a prácticamente todas las situaciones posibles
  • Además, no es necesario salir de la consulta para realizar tareas de exposición. Por ejemplo, un paciente agorafóbico se puede exponer a diferentes situaciones (tren, autobús, túnel) sin dejar la consulta, lo que supone un ahorro importante del tiempo.
  • Favorece aspectos éticos como la protección de la intimidad, ya que no es necesario que el paciente manifieste sus síntomas en lugares públicos (p. ej., un ascensor).
  • Se pueden graduar las situaciones según las necesidades del paciente y sin esperar a que éstas sucedan en la vida real (p.ej. un comerico lleno de gente).
  • Puede resultar bastante más económica, ya que la exposición se hace en la propia consulta, lo que la convierte en más rentable en términos de tiempo y dinero (por ejemplo en la fobia a volar).

En la actualidad, existen muchos estudios que avalan la eficacia de esta técnica en el tratamiento de diversos trastornos de ansiedad, como fobias específicas (p.ej., Botella et al., 1998, 2004), trastorno de pánico (p.ej., Botella et al., 2007), trastorno por ansiedad social (p.ej., Klinger et al., 2005), o trastorno por estrés post-traumático (p.ej., Baños et al., 2009, 2011). Hasta el momento, PREVI ha desarrollado y validado junto con la Universitat Jaume I de Castellón y la Universidad de Valencia las siguientes aplicaciones de:

  • Virtual Open Out (Claustrofobia)
  • Virtual Flight (Miedo a volar)
  • Virtual & Body (Trastornos alimentarios)
  • Virtual Going Out (Agorafobia)
  • Virtual Pathological Gambling (Juego Patológico)
  • Virtual Acrophobia (Fobia a las alturas)