Subir
idiomas

Trastornos de la Conducta

Psicólogo Infantil

¿Cuando acudir a un psicólogo infantil?

Los trastornos de conducta suponen uno de los problemas más frecuentes en la infancia y adolescencia por los que muchas padres realizan consultas al psicólogo infantil.  Las tasas de prevalencia de los trastornos de conducta varían en función del género, siendo del 6 al 16% en varones y del 2 al 9% en mujeres.

No es fácil saber diferenciar cuándo las rabietas, la desobediencia o el mal comportamiento son algo "normal" de la edad o cuándo se puede requerir ayuda profesional. Las rabietas suelen aparecer en el rango de edad de 1 a los 4 años, disminuyendo conforme los niños van creciendo. Sin embargo, en ocasiones, las rabietas no cesan con la edad, sino que todo lo contrario, aparecen cada vez con más frecuencia e intensidad.

Si te sientes identificado con esta situación y valoras que se están danto este tipo de comportamientos inadecuados y disfuncionales, que no sabe bien cómo manejar, tal vez sea una buena oportunidad para pedir ayuda profesional.

 

Señales de alerta en la infancia (0-12)

Existen determinadas señales de alarma que pueden indicar la presencia de un problema de conducta en la infancia, sobre todo si se repiten a lo largo del tiempo, o bien, si se dan con una intensidad desproporcionada:

  • El niño se muestra inquieto, tiende a gritar
  • Da problemas a la hora de comer o para irse a la cama
  • Se porta mal, desobedece
  • No acatar las normas, los límites
  • Baja tolerancia a la frustración, le molesta mucho que no conseguir lo que quiere, que no le salgan bien las cosas, no acepta un no por respuesta, etc.
  • Tendencia a mentir
  • Agredir a sus hermanos o compañeros, romper objetos, etc.

 

Señales de alerta en la adolescencia (13-18 años)

Algunas de las señales de alerta que pueden indicar si existe un problema de conducta en la adolescencia:

  • Violación de reglas, no respectar normas (discusiones con adultos, etc.)
  • Conducta intimidatoria (tienden a amenazar, a intimidar, a provocar)
  • Agresividad verbal (faltar el respeto, decir palabrotas, dar portazos, chillar, etc.)
  • Agresividad física hacia personas y animales (pegar a otros, hacer daño a animales)
  • Destrucción de la propiedad ajena
  • Provocan incendios de forma deliberada
  • Tendencia a robar, a escaparse de casa, a hacer novillos, mentiras reiteradas

 

Además, resulta muy frecuente que un trastorno de conducta vaya acompañado de otros problemas psicológicos asociados, como por ejemplo:

  • Problemas de impulsividad
  • Dificultades en el aprendizaje
  • Pobres habilidades sociales
  • Escaso respeto por la autoridad adulta
  • Baja empatía
  • Inatención
  • Baja tolerancia a la frustración

 

En estos casos, resulta fundamental la valoración de un profesional para poder diagnosticar el problema y poder ofrecer tratamiento lo antes posible. Conforme más temprana sea la intervención, mayores posibilidades de establecer hábitos de comportamiento adecuados y de prevenir la aparición de problemas más graves en el futuro.

TIPOS DE TRASTORNO
PROCESO DE ATENCIÓN DE LOS PACIENTES
TRATAMIENTO
PREVENCIÓN