Subir
idiomas

Trastornos Psicológicos

Fobia social

¿Qué es la fobia social?

Ponerse nervioso al relacionarse con otras personas o cuando uno anticipa que va a tener que hacer algo delante de otros es algo muy común. La mayoría de las personas ante situaciones importantes como una presentación oral en público, una entrevista de trabajo, o una primera cita, es posible que experimenten síntomas físicos de ansiedad como rubor, palpitaciones, temblores o sudoración; que tengan pensamientos y dudas acerca de su actuación o de cómo la verán y será vista por los demás; y en algunos momentos, deseen acabar cuanto antes. Aunque la ansiedad social y la ansiedad ante la evaluación por parte de otros, son muy comunes, la experiencia de la persona con fobia social es mucho más grave, perturbadora e incapacitante.

Actualmente, la fobia social se define como un miedo intenso (y, a veces, evitación) a situaciones en las que la persona teme actuar de modo embarazoso, ridículo o humillante delante de otros, o a que estos noten sus síntomas de ansiedad. Estas situaciones sociales varían de persona a persona, pero son frecuentes los miedos a iniciar y mantener conversaciones con otras, acudir a fiestas, hablar con personas de autoridad, participar en reuniones o clases, hablar, escribir, comer o beber en público, etc. Cuando se encuentra en alguna situación de este tipo, la persona con fobia social teme y cree que los demás notarán su nerviosismo y su ansiedad y la tacharán de débil, insegura, rara o tonta. De hecho, puede que evite hablar en público por miedo a "quedarme en blanco", que no quiera comer o beber delante de otros para que no vean "cómo me tiemblan las manos", o se niegue a ser presentada en una reunión porque "me pondré como un tomate". Los síntomas de ansiedad pueden ser varios, como palpitaciones, sudoración, molestias en el estómago, temblor, tensión muscular, rubor, sequedad de boca, bloqueo mental, etc., y la intensidad de los mismos hace que la persona tema que los demás también se den cuenta de lo nerviosa que está y de lo mal que lo está pasando lo que, a su vez, es motivo de preocupación y mayor malestar.

Aparte del malestar que experimenta la persona, en muchas ocasiones el miedo y/o la evitación afectan de manera importante a una o varias áreas de su vida: puede que rechace con frecuencia invitaciones a ir a sitios por miedo a no saber qué decir o que se quede apartada en un rincón porque cree que va a hacer el ridículo; que rehúse una promoción en el trabajo porque supone tratar con el público o dar charlas con cierta frecuencia; quizá obtenga peores calificaciones porque evita presentar trabajos en clase o porque se siente incapaz de presentarse a exámenes orales, etc.

Diversos estudios señalan que entre un 3 y un 13 % de la población tiene un problema de fobia social, aunque es probable que estas cifras sean más elevadas ya que no es algo por lo que las personas acuden a la consulta de un psicólogo. Muchas personas creen que "son así" y que no hay nada que puedan hacer además de resignarse a vivir con este problema y adaptarse a las limitaciones que supone. Esto no es cierto: existen programas de tratamiento eficaces para ayudar a las personas con fobia social a superar este problema.

Puede ser que estés leyendo estas líneas porque te identificas con las descripciones que se han ofrecido del problema. Si crees que presentas este problema, acude a un profesional que te asesorará para que puedas decidir si quieres recibir tratamiento.

 

AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios, recoger información estadística y personalizar publicidad. Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies. Aceptar