Subir
idiomas

Trastorno del sueño en la infancia

¿Qué es un trastorno del sueño en la infancia?

A lo largo de nuestra vida nos pasamos durmiendo una tercera parte de la misma, sin embargo, en los niños ese tiempo es bastante mayor, especialmente en los bebés. Un recién nacido duerme unas 16 horas diarias, cuando el niño cumple los 4 años va estabilizando su ciclo de día-noche, suprimiendo la siesta, en la adolescencia se duerme unas 8 horas diarias.

Hay padres que informan que su hijo tiene dificultades para conciliar el sueño o que se despiertan repetidas veces una vez que se ha dormido. A continuación, se describen los distintos trastornos de sueño en la infancia:

Un niño puede presentar insomnio, que consiste en una dificultad para iniciar el sueño, mantenerlo o despertarse muy temprano, el niño manifiesta quejas de no haber dormido lo suficiente. Hay que diferenciar el insomnio como trastorno de las dificultades para dormir en los niños que están relacionadas con factores estresantes y en los que el comportamiento de los padres juega un papel fundamental, (normas y pautas para irse a dormir a la cama).

Entre estas dificultades para dormir, se encuentran los despertares nocturnos, que es el caso de los padres que solicitan ayuda ya que según refieren "su hijo es ya mayorcito" pero necesita seguir durmiendo en la cama con sus padres, si esos despertares nocturnos se le presta mucha atención puede generar que el niño siempre demande el irse a la cama con los padres en cuanto se despierta en mitad o al final de la noche.

Otro de los problemas de sueño es la narcolepsia, se caracteriza por una excesiva somnolencia diurna que se muestra con ataques irresistible de sueño que puede durar desde segundos hasta 20 minutos o incluso más, suele ser generado por situaciones monótonas o aburridas.

Es fácil que los padres confundan las pesadillas con los terrores nocturnos. Las pesadillas son sueños angustiosos que despiertan al niño, éste se muestra asustado, pero sabe dónde está y sabe lo que acaba de soñar, cuando llegan los padres para intentar tranquilizarlo, el niño es capaz de hacer un relato estructurado de su mal sueño. Sin embargo, en cuándo hablamos de terrores nocturnos, nos referimos a cuando el niño está dormido y de pronto se incorpora, comienza a gritar mostrando en su rostro un evidente malestar, estos gritos van acompañados de una activación (sudoración, taquicardia, etc.). Los padres pueden observar que el niño tiene los ojos abiertos, también observa que el niño "los mira pero no los ve" ya que el pequeño no se encuentra realmente despierto. No responde a los intentos de los padres a calmarse y tras unos minutos este terror desaparece y el niño se vuelve a dormir sin acordarse de lo ocurrido o lo recuerda muy vagamente. La edad más frecuente donde aparecen los terrores nocturnos es entre los 4 y 12 años, tendiendo a remitir en la adolescencia.

Para terminar, puede ser que su hijo tenga un problema de sonambulismo consiste en la incorporación del niño que se encontraba profundamente dormido y que comienza a realizar una serie de movimientos más o menos complejos: desde sentarse, pasear por la habitación, comer algo, bajar escaleras, poner en marcha algún aparato, abrir un armario, salir a la calle y todas estas acciones las realiza completamente dormido. La duración de estos episodios es variable desde unos segundos hasta unos 20 minutos como mucho. Durante el episodio, el niño tiene los ojos abiertos y es capaz de evitar los obstáculos en sus paseos. Todo puede acabar con el niño volviendo a su cama solo o dejándose llevar por sus padres o durmiendo en alguna otra parte de la casa. Si por un casual se despierta, se muestra desorientado, sin recordar el episodio, ya que estaba profundamente dormido.

Puede que estés leyendo estas líneas porque hayas observado alguno de los síntomas en tu hijo. Si tienes dudas, pide ayuda a un profesional que pueda valorar.

AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios, recoger información estadística y personalizar publicidad. Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies. Aceptar